Publicado en Día Potterhead

DÍA POTTERHEAD: El Cáliz de Fuego y otros tantos de la historia.

“Tras otro abominable verano con los Dursley, Harry Potter se dispone a iniciar el cuarto curso en Hogwarts, la famosa escuela de magia y hechicería. A sus catorce años, a Harry Potter le gustaría ser un joven mago como los demás y dedicarse a aprender nuevos sortilegios, encontrarse con sus amigos Ron y Hermione y asistir con ellos a los Mundiales de Quidditch. Sin embargo, al llegar al colegio le espera una gran sorpresa que lo obligará a enfrentarse a los desafíos más temibles de toda su vida. Si logra superarlos, habrá demostrado que ya no es un niño y que está preparado para vivir las nuevas y emocionantes experiencias que el futuro le depara”.

Esa es la sinopsis oficial del cuarto libro de nuestra saga favorita “Harry Potter” escrita por J.K. Rowling, pero este día en Pág.15 no haremos otra sinopsis ni una reseña de este libro, y no porque no valga la pena reseñarlo o porque contarles superficialmente el artículo de la historia no sea divertido (ES DIVERTIDÍSIMO LoL) sino porque estamos en otro de esos días Potterheads donde el único fin común es hablar, hablar, hablar y hablar de las cosas que nos gustan de Harry y de pequeños tips que quizás no se vieron en la película, pero tampoco haremos una comparación… este día Potterhead yo quiero centrarme en hablarles del aspecto que más amé del cuarto libro de Rowling.

7e663dfb065fff37781a91bdcd3ffcb5

Desafortunadamente yo no fui Potterhead desde la infancia (si, es algo que me avergüenza admitir 😦 ) leí los libros cuando ya no era una niña, pero aun así logré zambullirme de lleno en la historia, llorar junto a Harry y sus amigos cuando algo angustiante sucedía o celebrar sus triunfos con la misma emoción con la que J.K. los describía :’) y mejor aún, me atrevo a decir que logré apreciar de mejor manera la forma en la que están escritos.

Y si hablamos de la forma de escribir de J.K. tenemos que iniciar con La Piedra Filosofal; cuando leí el primer libro de Harry Potter no pude dejar de notar que es precisamente lo que dice ser: un libro para niños, pero es un libro infantil que también puede ser leído por un adulto y lograr el mismo impacto, por ejemplo, cuando niños nos emocionamos al conocer la magia y un mundo completamente nuevo donde todo era posible, tanto el bien como el mal… cuando adultos nos emocionamos al conocer la magia y un mundo completamente nuevo donde todo era posible, tanto el bien como el mal… y el plus (al menos para mí) fue la impresión que me llevé al notar que J.K. Rowling verdaderamente había creado la mente de un niño, inocente, tímida, curiosa y ansiosa por entender lo desconocido; que un adulto tenga la capacidad de crear el pensamiento y la forma de entender las cosas que le pertenecen solo a un niño es algo admirable, y de ahí podemos partir hacia el tema de hoy que nos lleva al cuarto libro: El Cáliz de Fuego.

HP4D-4925r

Bien seguramente estarán pensando que he dado muchos rodeos pero, necesitaba explicar ese aspecto de La Piedra Filosofal.

Cuando leí El Cáliz de Fuego había pasado los últimos tres meses inmersa en Harry Potter (leí un libro al mes para poder completar la saga) y sí, el cuarto libro es uno de mis favoritos porque es emocionante y la historia comienza a crecer junto a los chicos, exacto, CRECER; es en este libro en el que claramente podemos ver el crecimiento intelectual de cada personaje, y eso fue lo que más me gustó. J.K. logró de nuevo hacer lo que pocos serían capaces de hacer: crear el pensamiento de una persona que atraviesa la transición a la adolescencia.

Recuerdo en especial el fragmento donde Harry piensa que por fin se ha dado cuenta que Hermione es una chica y que incluso le parece guapa, Harry y Ron jamás habían reparado en que su compañera de aventuras era una niña, en este libro ellos comienzan a fijarse en los detalles de su existencia, su cabello ya no se ve como antes, ahora está menos rizado, sus dientes ya no son tan grandes, se los hizo achicar con un hechizo, Hermione ya no es solamente un ser que los abatía con regaños y preocupaciones acerca de los estudios, ahora es una chica.

imagen_momentoshp1_hermioneyuleball

Esto a mi parecer, es lo que convierte al Cáliz de Fuego en uno de los libros más ricos de la saga, nuestros niños dejan de ser niños para convertirse poco a poco en hombres y mujeres dispuestos a luchar por su causa, comienzan a conocer (por desgracia) los verdaderos alcances de la maldad y sienten los primeros atisbos de amor; es una idea romántica y especial pensar que aunque ya seamos adultos crecimos con ellos y, nos enamoramos con ellos y lloramos con ellos la muerte de Cedric… pero sobre todo, decidimos luchar con ellos.

En fin, ¿qué más se puede esperar de un Potterhead enamorado de la historia?…

A.–Pág.15

Anuncios

Autor:

Nos apasiona leer, compartimos reseñas de todo tipo de libros para que te sea mas fácil elegir el siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s